"Cultura como usina, como fábrica de símbolos de un pueblo. Cultura como un conjunto de signos de cada comunidad y de toda la nación. Cultura como el sentido de nuestros actos, la suma de nuestros gestos, el sentido de nuestro modo de vida." [GIL, Gilberto. Discurso de asunción como Ministro de Cultura de Brasil, 2003]

lunes, 7 de junio de 2010

La Magia del Cine



Cuando el celuloide se proyecta lejano,imprimiendo en la enorme pared las imágenes en movimiento, cautivando al público, haciendo su magia.

Imagen…magia.

Uno de los profesores para los recién ingresados estudiantes de cine, lo dijo. La imagen en movimiento dentro de la pantalla en el cine, hace magia.

Hay más de 100 años de historia, de experimentos y descubrimientos, hay incluso más de intentos por formar historias, por materializarlas en imágenes.

Y la historia del cine es básicamente cómo han nacido nuevas formas de hacerlo, cómo, con el tiempo, la creatividad se expandió y las historias contadas fueran diversas unas de otras.

Pero si la historia plasmada del cine es todo esto…a nadie realmente le importa. Tal vez a quienes están en el medio, necesitando el conocimiento para poder luego aportar. Y ese medio es una minoría. La gran masa de gente, es quienes ven el cine.

Cuando se entra a una sala de cine, a nadie le importa cuántas escenas tiene la película, cuan bien se desarrolló la fotografía, o si esa toma está bien realizada.

Se ve un todo. El cine da vida, hace experimentar emociones, da al espectador una nueva idea sobre las cosas. Incluso cuando vemos una película en casa, el efecto permanece.

Cada vez que veo una película me ocurre, si es mala me molesta, reclamo por sus personajes. Si es emotiva llega fuerte. Si es de acción contagia la hiperactividad, el terror pone a la gente tensa y alerta. Con simples imágenes cambiamos, por lo que dure la película, a veces horas después de verla, otras, la película permanece como un hito que marca.

Los críticos suelen decir que el contenido es bueno, que la narración es correcta, pero no suelen detenerse en la emoción. Incluso cuando se enseña, es primero todo lo que técnicamente sirve del cine, y poco de lo que involucra compartir el alma del creador hacia el público, porque es eso, abrirse hacia quienes no te conocen, a quienes nada saben de por qué hiciste esa obra, y sin embargo, te conocen a través de ella, te entienden por ella, se identifican en la creación.

Este espacio podrá en adelante hablar de películas, de series de televisión, de documentales, de ficción. Existirán juicios personales así como globales, pero es probablemente un hecho, que dentro de todo lo que puede decirse o criticarse sobre una obra cinematográfica o televisiva, la emoción sea el factor que siempre estará al tope, siempre siendo la estrella brillante que ilumina y da vida al la imagen…le da magia.


Rocío Sandoval Vinés

2 comentarios:

  1. Y ojalá que la magia les alcance a todos =)

    ResponderEliminar
  2. Dije ya que me encantó este artículo, justo a la medida!

    ResponderEliminar